Cuando uno está de viaje, uno de los atractivos de siempre es visitar los museos, pero esta actividad cultural podría convertirse en un suplicio si no planificamos antes qué es lo queremos ver y cuánto tiempo necesitamos invertir en disfrutar una exposición.


Cuántas veces te ha pasado que terminas aburriéndote del museo y luego lamentas no haber visitado otros lugares de tu interés, por esta razón aquí te van algunos consejos para que vayas a un museo y realmente disfrutes de lo que ves.


Detecta bien cuáles son tus intereses, quizás desees ver un museo de historia, porque eres un apasionado del tema, pero los medios están promocionando una exposición de pintura y escultura de un legendario artista. Probablemente en la segunda opción encontrarás filas larguísimas, así que en este caso no te vayas por las tendencias, mejor opta por lo que más te gusta visitar y te ahorrarás horas de espera.


 Entra al sitio de Internet del museo que te interesa, para que tengas una idea clara de cuáles son las salas que deseas ver. Esto es para que conozcas previamente qué tan extenso es el museo y evites terminar fatigado y sin ver realmente lo que te gusta.


Cuando llegues al museo toma todos los recursos que te ofrece desde folletos, carteles o planos. Incluso si hay un guía, sería una buena opción contratar sus servicios para que profundices más sobre los temas que te interesan.


Te recomendamos que vayas con alguien que también le guste visitar ese museo al que deseas recorrer, porque si no te estarán preguntando a cada momento: “¿a qué horas nos vamos?”.  


¡Suerte en tu próxima visita al museo!